PRK ( Queratectomía Foto-Refractiva)

Al igual que el LASIK, la PRK es un tipo de cirugía refractiva para corregir defectos refractivos tales como Miopía, Hipermetropía y Astigmatismo. Se utiliza preferentemente cuando la córnea es delgada y/o el defecto a corregir es elevado.
También se indica en paciente con alto riesgo de sufrir golpes en los ojos ya sea en el ambiente laboral o durante la práctica de deportes de contacto.

PRK v/s LASIK

Ambas técnicas ofrecen similares grados de corrección del defecto refractivo permitiendo en la mayoría de los casos recuperar una visión normal. En el caso de la PRK la recuperación post operatoria es algo más lenta, ya que tarda unos días que se regeneren las células epiteliales frente a la zona pupilar. En el caso del Lasik la recuperación es prácticamente inmediata. Este período de regeneración celular post PRK también aumenta en cierta medida las posibilidades de desarrollar infecciones. Asimismo, hace más lenta la estabilización de los resultados visuales obtenidos y la recuperación es más incómoda que el post operatorio del Lasik. Sin embargo, es muy importante destacar que la PRK es una excelente alternativa quirúrgica para pacientes cuya córnea es demasiado delgada para la cirugía refractiva Lasik.

TÉCNICA

La PRK es un procedimiento ambulatorio. El procedimiento no suele tardar más de 15 minutos. El paciente permanece despierto y se le administra un sedante suave para mantenerse relajado. Se coloca anestesia en gotas, se mantiene abierto el ojo con un espéculo especial y el cirujano enfoca el equipo láser sobre el ojo, aplicando la energía LASER según la fórmula que ha sido calculada para el caso personal de cada paciente.La energía láser modela la superficie de la córnea.
Finalmente, el cirujano deja colocado un lente de contacto hasta que se regenera el tejido epitelial. La mayoría de los pacientes no sienten incomodidad ni dolor.