La edad ocasiona cambios que afectan la visión. Por eso es importante advertirlos a través de controles periódicos con el oftalmólogo. La detección precoz ayuda a reducir los riesgos de pérdida de visión.